El último toro de la tarde ha doblado

Por María del Rosario Muñoz Villegas

El toro es el gran protagonista del espectáculo. La plaza de toros se adorna con la afición que espera ansiosa la salida de los toreros en sus trajes de luces enfrentándose a los encastados de casi 500 kilos. La ciudad se viste de feria, de feria taurina. Cerca de 15.000 personas asisten a cada corrida ofrecida en la Plaza de Toros de Manizales. En las afueras de la plaza vendedores ambulantes, revendedores de boletería, policía, aficionados y antitaurinos.

Sacos de arena en el lomo, vaselina en los ojos, electricidad en los testículos, mutilaciones, drogas y oscuridad veinticuatro horas antes de la corrida. Estos y muchos otros son tormentos y maltratos que padece un toro de lidia. Según los respetados anti taurinos. El toro es un animal genéticamente capacitado para soportar la lidia, su peso y fuerza triplica la del ser humano, entonces, ¿qué tan probable es que una persona de escasos setenta kilos se enfrente al astado para realizar este tipo actividades? Seguramente quien se enfrente al animal no saldría vivo del cajón donde este está encerrado.

El redondel está preparado para recibir a sus visitantes, las condiciones de humedad deben ser exactas, no muy seco porque se concentraría mucho polvo en el aire, ni muy húmedo para evitar que el toro o el torero resbalen. La banda está a disposición para deleitar cada faena que así lo merezca, los aficionados preparan su crítica, los toros dan su último aliento de vida en los toriles y los toreros lanzan la última plegaria a la Virgen de la Macarena, su patrona. El reconocido pasodoble ´Feria de Manizales´ da inicio a la tarde y con ella el paseíllo o saludo de los participantes de la corrida, toreros, subalternos, picadores, banderilleros y monosabios.

El primer encastado de la tarde pisa las arenas de la plaza y resuena en todo el recinto un grito de ´oleeee´ apasionado y vigoroso. El nombre que servirá de referencia para nuestro toro será Flamenco. Flamenco entonces, sale de los toriles con tal velocidad y fuerza que es imposible que veinticuatro horas antes haya tenido colgado sobre su lomo sacos llenos de arena, si esto fuera así, el animal no tendría la fuerza para rematar en burladeros o correr como bien lo hace. Sus ojos negros y brillantes no pierden oportunidad para seguir al capote y los movimientos del torero, otro mito revelado, ya que la vaselina en los ojos no les permitiría ver. Como decíamos anteriormente es inviable que un ser humano entre en el mismo cajón con un animal salvaje a realizar estas prácticas y este salga con vida.

Si bien es cierto que el máximo nivel de estrés que padecen los toros es en el transporte, pues es cierto también que se recuperan una vez llegan a los corrales de la plaza de toros. Según las mediciones de cortisol, la hormona que regula el estrés, el toro se estresa en el transporte aún más que su propia lidia, ya que libera aproximadamente 45 mg/ml de cortisol, mientras que en la lidia los niveles son de más o menos 35 mg/ml. En la etapa del transporte los animales pueden perder mucho peso y pueden deshidratarse por orinar y defecar excesivamente, sin embargo, este peso es recuperado al beber agua pura en las Los toros no pueden ser drogados, mutilados ni maltratados antes de salir al ruedo. La razón es muy simple, tanto ganaderos, como toreros y aficionados necesitan y exigen toros enteros y lo que resulta casi obvio, toros bravos; un toro débil no sirve, no deleita. Ahí radica gran parte de la pasión de la tauromaquia, que un hombre se enfrente directamente, cuerpo a cuerpo, dotado de un capote o una muleta y una espada a un animal de 500 kilos con dos pitones y tres veces su fuerza.

Nuestro astado Flamenco es recibido a portagayola, el torero se encuentra de rodillas ante la puerta de toriles con el capote como única barrera entre él y su ídolo, el toro. Flamenco sale rápidamente y responde el saludo que el diestro le ofrece, embistiendo decidido el rosado y amarillo del capote. Algunas Verónicas y otras Lopecinas para conocer al toro, para enseñarle un poco a embestir. El toro es lidiado a los cuatro o cinco años de edad, en este lapso se mantiene un manejo muy adecuado del mismo, el toro no es molestado y vive en total tranquilidad.

El primer tercio de la corrida, tercio de capas ha finalizado. A continuación el tercio de varas, comprendido por la pica y tres pares de banderillas. Flamenco mira fijamente a la afición que está atenta en el porte, la casta y la belleza del animal, mientras por la puerta grande entran dos caballos direccionados por sus jinetes. Estos caballos están protegidos ante las amenazas del toro, gran parte de la tarea de los picadores es defender el caballo, además de enterrar la puya al toro en el morrillo, para que este pierda un poco de fuerza. El caballo picador tiene un peto y varias capas protectoras por debajo de este para evitar las cornadas de los toros. La puya debe ser enterrada con una mano para que con la otra el jinete pueda maniobrar correctamente a su caballo. Mientras Flamenco se concentra en los tendidos de la plaza, los dos caballos se acomodan reglamentariamente, uno en la puerta de cuadrillas y otro en un lugar previamente delimitado, Flamenco emprende su batalla contra el caballo y se acerca con fuerza a sus costillas, el picador entierra la puya y defiende al animal de los pitones y la fuerza del encastado. El caballo picador sí está expuesto a algunos peligros al enfrentarse al toro, sin embargo, tanto el jinete como subalternos y demás personas que tienen permitido entrar al ruedo están el pendiente de los animales en caso que necesiten ayuda.

Tres pares de banderillas son puestas correctamente en lo alto de morrillo y muy cerca unas de otras, Flamenco se retuerce y mueve un poco la cabeza por el cuerpo que extraño que ahora lo posee, pierde un poco de sangre con al fin de descongestionar el sistema vascular y circulatorio, ya que por la actividad física que ha realizado y a la que no está acostumbrado podría sufrir de un infarto. Con el tercer par de banderillas se da por terminado el tercio de varas.

Un hombre alto y delgado que viste un traje de luces y lleva en sus manos una muleta saluda el presidente de la plaza y su público que lo aclama y ovaciona. Lanza hacia atrás la montera esperando un buen presagio, la montera cae justo como él espera y la plaza enloquece. Cautelosa y lentamente el diestro se acerca a Flamenco mostrándole la muleta el toro corre hacia él y el torero con unos derechazos lo esquiva ágilmente, el astado pasa tan cerca de su cuerpo que el traje se impregna con su sangre y tras unos doblones y otros redondos, con el fin de llevarlo a los medios del ruedo la banda toca algunos pasodobles para deleitar la faena del último de la tarde.

El torero está de pie frente al toro, se miran por última vez fijamente a los ojos y la conexión entre hombre y animal se hace más fuerte. El toro respira agitado, la afición está en un silencio casi sepulcral y todos los ojos de la plaza están puestos en el rey de la fiesta brava, el toro. Hay quienes dicen que nunca se debe dejar de mirar y contemplar al toro, sí hay que ver al torero, pero sin perder de vista al animal. Con un clamor de victoria el matador da algunos pasos que acercan la espada a la carne del astado y la penetra firmemente. Flamenco va perdiendo su fuerza, se nota muy mareado y busca las tablas para morir, recuesta sus 500 kilos en la arena mira con nobleza el lugar, sus ojos son brillantes pero ya están cansados, los fuertes músculos que salieron de los toriles ahora son un poco más débiles y el color negro brillante de su pelaje ahora pinta rojo por la sangre, da un último respiro hondo, un suave quejido, un último aliento y se despide con honores. El silencio de la plaza se rompe despidiendo al toro que es arrastrado por dos caballos, mientras su matador levanta los brazos y recibe los aplausos de la afición.

El último de la tarde ha doblado.

Producto No.2. Historia de la ganadería. Tauromaquia

Ganadería Ernesto Gutiérrez

La Feria de Manizales, la más antigua y pionera de las Ferias Taurinas de América, con la Monumental Plaza de Toros de la capital Caldense, cuyas corridas se realiza durante los primeros días de Enero; plaza que fue decretada por el Congreso de Colombia como Patrimonio Cultural y arquitectónico. La ganadería mas importante y con mas éxito en Manizales es la ganadería de Ernesto Gutierrez.

Miguel Gutierrez hijo de Ernesto Gutierrez dice que no se sabe de donde salió el gusto de su padre por los toros, ya que estudio medicina en la universidad Nacional de Bogotá y fue decano por varios años de la facultad de Medicina de la Universidad de Caldas y fundador junto con otros dos compañeros de la Universidad Autónoma de la cual fue rector por 10 años. Pese a esto Ernesto siempre tuvo afición por los toros y su deseo era ser un aficionado activo, incluso llego a torear algunos becerros en ciertas ocasiones en Bogotá y decide tener su ganadería junto con su único hermano Hernán.

Fueron los pioneros del ganado bravo en el eje cafetero los hermanos Hernán y Ernesto Gutierrez Arango con su ganadería Dosgutierrez, la cual fundaron en 1949. Los comienzos fueron con unas vacas y sementales mestizos que le compraron al ganadero don Pepe Estela y a Ernesto Gonzales Piedrahita, ambos en el Valle del Cauca; también compraron otro semental que pastaba en la sabana de Bogotá a Clara Sierra ; toros y vacas que terminarían desapareciendo en 1952 cuando traen ya el ganado puro de España llamado encaste Murube.

Ambos hermanos habían decido viajar a España y Portugal un años antes para mirar los toros y los encastes que existían con la finalidad de comprar unas vacas para tener un ganado puro. En 1962 deciden traer otros dos toros de otra ganadería, la Santa Coloma, y deciden mezclarlos para dar origen a un encaste nuevo y propio que hoy se conoce como el encaste de Ernesto Gutierrez. Se dice que es propio porque han pasado muchas generaciones sin que hubiesen ingresado desde el 1962 sangres nuevas, y se fijan unos caracteres y técnicamente por el numero de generaciones que transcurren, ya se considera propio. “Son unos toros que tienes su genotipo y fenotipo muy bien definidos y esta es la razón por la que se considera que Ernesto Gutierrez es un encaste propio en Colombia y en el mundo del toro”. Afirmo Miguel Gutierrez encargado hoy en día de la ganadería Ernesto Gutierrez.

A pesar de ser muy unidos y de manejar varios negocios en compañía, en 1959 deciden hacer una partición de la ganadería debido al gran numero de cabezas que estaban ya en la hacienda. La separación se realiza de la siguiente manera, según el numero de sementales padres toros se colocan con sus vacas en un numero equivalente y se hacen dos lotes casi idénticos, se rifa al azar de cada uno de los lotes y de igual manera pasa con el nombre de la ganadería, el cual lo gana Hernán Gutierrez, y nace el nombre de la ganadería Ernesto Gutierrez para la parte sin nombre.
Luego de esto Ernesto compra la finca la Esperanza y pone a su hierro negro y oro. En un principio tienen problemas ya que los toros no logran climatizarse y se da una gran tasa de mortalidad. Hace 17 años que murió Ernesto Gutierrez, pero dejo a su hijo Miguel Gutierrez encargado de la ganadería, ya que este lleva cuarenta años al frente del negocio.

Hoy en día sus haciendas la Esperanza y la florida quedan ubicadas en Manizales, cerca del Nevado del Ruiz. Esta es una ganadería de gran trascendencia en Sur América en los países taurinos como Venezuela, Perú, Ecuador y Colombia. En Mérida llevaba hasta el 2014 10 años consecutivos llevando sus encastes. En Colombia es una de las más reconocidas y con un total de 58 indultos hasta el año 2014 siendo la ganadería con mayor numero de toros indultados del país.

Algunos de los triunfos de la ganadería Ernesto Gutierrez: El primer toro que indulto era de nombre Tornillo, en 2001 quedo premiada como la mejor ganadería de la Feria de Manizales. También tiene el titulo de ser la ganadería con mayor numero de toros indultados en el país, van 60 en hasta el presente año.

Estos han sido solo unos de los triunfos que ha tenido la ganadería, el indulto que mas recuerda Miguel Gutierrez fue el primero que le indultaron de nombre Tornillo, ya que fue el primer toro indultado en Colombia y fue su ganadería.

Gracias a todos estos triunfos es que la ganadería ha logrado construir una fama a nivel mundial, lo que atrae a los turistas a que visiten la ciudad y se hagan participes de las corridas de Manizales, Ernesto Gutierrez es garantía para los conocedores y los turistas ya que como se ha podido apreciar por mas bueno que este el cartel, y por mas metelón que sea el torero sin una buena ganadería, no hay una buena faena.

JUANITA GUTIERREZ ZULUAGA.

Producto 1. Reportaje sobre tauromaquia

Reportaje.
Historia de la tauromaquia.
Una fiesta que nació en España conocida en todo el mundo y al mismo tiempo la más polémica, se da en el siglo XII, se practica también en Portugal, sur de Francia y en diversos países de Hispanoamérica, es también espectáculo en todas partes del mundo. Las corridas de toros han despertado diversas polémicas desde sus comienzos entre partidarios y detractores. Su historia comienza en la época del feudalismo, también conocido como la edad de bronce, para hablar de la fiesta brava primero tenemos que comenzar a hablar del Uro, este animal era casado para poder alimentar a las personas, era descendiente del toro y hoy en día esta extinto. Anteriormente era usado para cuidar las grandes extensiones de tierra de los mismos señoriales; con el fin de cazarlos de armar todo un espectáculo a los mismos espectadores. Esto se fue convirtiendo en un ritual para que cada feudal pudiera demostrar su ombría y a partir de allí se creó la costumbre de lancear al toro.
Se montaban en un caballo y de ahí iban a lancear a los toros, cuando llegaban al pueblo el señor feudal que tuviera más toros lanceados sería el más “hombre”, y por ende tendría a todas las mujeres encima. Además de ser los reyes tenían peones de quienes recibían ayuda extra, ellos se encontraban en tierra con una tela en la mano quitándoles el toro de encima si ya se veían muy acosados. A las personas les empezó a parecer más heroico esta parte en que el peón intervenía así que comenzaron a aplaudirle más a él, que al mismo señor feudal. Este fue un momento que marco la historia de la tauromaquia le comenzó a dar un orden y a partir de ese momento fue donde nació la fiesta brava.
Para los aficionados una corrida de toros puede ser tomada como una obra de arte, una pasión que solamente puede ser entendida por las personas que tienen el suficiente conocimiento de lo que es una verdadera fiesta brava. Por otro lado encontramos a los que no se sienten muy a gusto con el hecho de quitarle la vida a un animal, todas las personas que protestan a diario y están en contra de esta esta profesión, son lo que catalogan las corridas como algo denigrante en nuestra sociedad.
“Una corrida de toros para mi es una obra de arte, una obra basada en la vida real, en donde se ve refleja la vida misma, en donde se ve la danza que tenemos constantemente con la muerte y el enfrentamiento que tenemos constante con ella”. Añadió Juan David Marín Salazar coordinador de cultura taurina y mercadeo. Los aficionados taurinos comprenden a las corridas de toros como una fusión entre el toro y el torero, y al mismo tiempo cada uno representa algo grandioso, como por ejemplo, el torero representa a un héroe o una figura en esencia mitológica, mientras que el toro representa la bravura, la virilidad, la nobleza y la belleza.
Así mismo las corridas de toros son consideradas como un oficio dedicado a la cultura y a la historia. Marín también añadió que las personas que están en contra de la tauromaquia es gente que no está suficientemente empapado de información para entender lo que en realidad significa, y que por eso muchas personas juzgan este espectáculo que para todos los taurinos es digno de admirar y de respetar cada vez que se va a observar.
En este caso es importante mencionar a Francisco Romero, el primer diestro que pone orden a la fiesta y también creador de lo que hoy en día se conoce como muleta en una plaza de toros. Palo con un paño rojo sujeto a él por unas orillas, con que el torero trastea al toro.
Por otro lado como lo mencionábamos ahora no todas las personas se sienten a gusto con este arte, personas que siempre han buscado todos los aspectos negativos de esta labor y han hecho hasta lo imposible porque se termine. Desde el comienzo de estas fiestas la tauromaquia ha traído aspectos negativos y positivos en la sociedad, algunos no han querido adaptarse a la cultura de los toros, se oponen totalmente a hacerlo por el hecho de que se le está quitando la vida a un animal, a un ser vivo simplemente para cumplir con un espectáculo con que ellos estarán siempre en desacuerdo.
“El tema del concejo es generar que se incluya tanto en agenda pública y política la protección de los animales, no simplemente de los toros, estoy en contra de cualquier maltrato animal y en cuanto a la tauromaquia me parece algo de otro nivel”. Expreso el Concejal animalista John Hemayr Yepes.
También agrego que el objetivo de él y del concejo es hacer que se cumplan con las normas de protección animal. Que vaya acompañado de un compromiso de la administración y que todos sus planteados están dirigidos obviamente hacia el derecho de los animales.
A pesar de todas las disputas sobre este tema la tauromaquia se puede entender desde el aspecto del ser humano como representación de la cultura, si lo miramos desde la historia puede ser la mejor descripción de lo significan las corridas de toros. Mientras que por el lado de los anti taurinos siempre se encontraran en desacuerdo, si se realizan las corridas de toros sin hacerle daño al animal, ya no sería tomado como cultura, ahí está la gran disputa que se ha tratado por varios años y que aún no se logra llegar a un acuerdo como tal.
Actualmente la Tauromaquia se ha convertido en el segundo espectáculo de masas en los países donde se celebran corridas de toros, como España, Francia, Portugal, México, Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú. Los cierto es que las este conflicto ideológico como lo son las corridas de generan un gran ingreso, fuentes de empleo y además influye de cierta forma en distintos sectores económicos. Es notorio su contraste y no solo entre estas personas, sino un desequilibrio mundial. Siempre se encontrara personas que estarán de acuerdo y en desacuerdo de esta gran polémica que llaman arte.

María José Uribe Isaza